,

Te explicamos qué es un MVP (Producto Mínimo Viable) y cómo implementarlo en tu negocio

MVP

Ser útil y comercializable desde un primer momento. Esta es, sin ningún tipo de duda, la premisa fundamental del MVP o Producto Mínimo Viable, concepto ‘marketiniano’ popularizado en los últimos años por el experto en start-ups, Eric Ries, y que hoy desglosaremos con todo detalle en nuestro blog. Profundizando más en el concepto del MVP, Ries lo define como “aquella versión de un nuevo producto que permite obtener el máximo aprendizaje validado sobre clientes con el menor esfuerzo”.

Dicho de otro modo, el MVP (Producto Mínimo Viable) es la primera versión funcional de un producto, la cual cuenta con las funcionalidades suficientes para satisfacer a los clientes potenciales y recoger y analizar sus comentarios para la siguiente versión -mejorada- del producto. Por lo tanto, podemos decir que el MVP es una versión parcial de un producto, normalmente originada en una fase embrionaria, orientada a conocer rápidamente qué pide el cliente.

MVP, un testeo real con un producto real

Cuando se habla de “saber qué pide el cliente” no se trata de preguntar a estos si estarían dispuestos a utilizar un determinado producto o pagar por él, sino que el objetivo es promover la utilización del producto entre usuarios reales. Por lo tanto, este proceso tendrá que incorporar siempre métricas y datos que permitan al empresario aprender sobre su producto o servicio y mejorarlo a tiempo real.

En definitiva, el MVP engloba la esencia de una start-up y la filosofía de cualquier proyecto de emprendimiento, es decir, evitar desarrollar un producto que no interese a nadie y aprender el máximo con la mínima inversión inicial posible.

Objetivos y factores clave del MVP

  • El MVP no es MVP hasta que se comercializa. Tiene que aportar suficiente valor a los usuarios desde el primer momento.
  • El MVP evita, en gran medida, la creación de un producto que nadie quiere.
  • El MVP está más relacionado con el proceso que no con el producto.
  • El MVP permite maximizar el aprendizaje respecto a los clientes por cada euro invertido, optimizando al máximo los recursos económicos de la empresa en cuestión.
  • El MVP se basa en la filosofía de las ‘lean start-ups’  y, por lo tanto, implica un proceso de creación > validación > aprendizaje hasta que el producto satisface completamente las necesidades reales del mercado.

 

Como implementar el MVP en tu negocio?

  • Focalízate en las funcionalidades imprescindibles: un error bastante común cuando se habla del MVP es que el producto inicial y final son muy similares. Normalmente, esta similitud se origina por el temor inicial a las primeras críticas mientras se desarrolla la versión definitiva del producto. Así, en muchas ocasiones se acaba desarrollando más de lo estrictamente necesario y, en consecuencia, se acaban destinando más recursos de los necesarios. El producto no será perfecto, puesto que se trata de hacer un test y validar su viabilidad.
  • No desarrolles tecnologías que te pueden suministrar terceros: en esta categoría se incluyen herramientas de analítica web, soluciones cloud, programas de gestión de clientes…
  • Crea una landing page sobre tu producto antes de lanzar una web definitiva: antes de invertir una cantidad importante de recursos en una web, la creación de una landing page (página de aterrizaje) puede ser una opción muy interesante para hacer un testeo sobre el interés real de tu producto.
  • Apuesta por el contenido en video para explicar de forma sencilla tu producto o servicio: lo podrás incorporar a tu landing page para acabar de conectar con tus clientes potenciales.
  • Planifica los ‘timings’ de tu proyecto: crea una planificación para poder hacer el seguimiento de los objetivos logrados y, al mismo tiempo, establecer fases de control para poder detectar posibles desviaciones.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario